Las tendencias de iluminación para 2020 marcan unas pautas que serán más importantes a lo largo de este año. Ya hemos conocido los diferentes estilos clave que diseñadores de interiores y profesionales de la iluminación recomendarán en 2020. Entre ellos, destaca especialmente el estilo nórdico o escandinavo que no pasa de moda.

Lleva con nosotros durante varios años y parece que ha llegado para quedarse durante más tiempo. Se introdujo proveniente del norte de Europa y el cambio de década le sentará bien puesto que su explosión hará que lo veamos en todas partes. Desde Vieco Iluminación vamos a comentarte y examinar por qué apostar por el estilo nórdico en tus lámparas.

Características del estilo nórdico en la iluminación

La base fundamental del estilo se centra en las tonalidades blancas, tanto en la decoración como en la iluminación. Esta determinada por los largos inviernos y las pocas horas de luz que existen al día. Por ello, el blanco potencia la luz y la iluminación en sus estancias. Todo lo contrario, a lo que ocurre en los países del sur de Europa que asociamos el blanco inmediatamente con ambientes más frescos.

Para conseguir que los ambientes no tengan un entorno frío, lo hacen a través del uso de la madera natural como material prima. La abundancia de este material en suelos, muebles y accesorio hace que se llena de vida, calor y tengamos una sensación de calidez dentro del hogar.

El diseño de las lámparas de estilo nórdico o escandinavo se hace con líneas sencillas y depuradas que transmiten limpieza, serenidad y luminosidad. El estilo ha evolucionado a lo largo del tiempo, incluyendo fusiones con diversos toques retro o minimalistas pero modernas al mismo tiempo. Existen muchas variedades dependiendo del lugar donde las coloques y el estilo que reine en cada estancia.